Vídeos

Loading...

martes, 6 de mayo de 2014

¿Qué es lo que realmente quieren las dominicanas y dominicanos residentes en el extranjero cuando vuelven a Quisqueya?

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

A propósito del cortometraje musical denominado “pieza motivacional dirigida a los dominicanos en el exterior” realizado por el Ministerio de Turismo de la República Dominicana

"El Estado debe cambiar la dinámica oportunista con la que trata a los dominicanos en el exterior, facilitando su salida y entrada de forma que se dinamice su presencia constante en el país, para beneficiarse de sus aprendizajes y progresos en el extranjero. No basta con vídeos bonitos, que está muy bien hacerlos, pero lo que realmente se necesitan son políticas públicas para que los dominicanos que residen en el exterior, cuando vayan al país, no se sientan como extranjeros en su propia tierra, sino que puedan sentirse nuevamente en casa, una de la que sólo se ausentan por momentos y a la que siempre llevan consigo donde quiera que estén."



Sin dudas el cortometraje musical es una “pieza motivacional” que encanta y nos recuerda las bellezas naturales de nuestra Quisqueya, La Bella. Siempre pensamos en ella, en sus playas, ríos, montañas, en las calles, plazas y parques en los que hemos caminado, corrido y forjado momentos inolvidables de nuestra vida. Es el lugar al que siempre queremos volver para disfrutar de sus encantos y de los enormes lazos familiares y de amistad que durante años hemos construido con los nuestros de siempre. ¿Pero es eso lo único que quisiéramos encontrar cuando volvamos a Quisqueya? No. Lo cierto es que aparte del paisaje maravilloso que tiene el país quisiéramos encontrar transformado y mejorado el paisaje social, porque en definitiva que podamos disfrutar en menor o menor medida del paisaje natural depende mucho de las condiciones sociales e institucionales que encontremos, y lo cierto es que esas al día de hoy siguen siendo el principal escollo para “volver” y disfrutar a plenitud, y vale la pena relatar algunos de los principales puntos que deben mejorarse para motivar a los dominicanos en el exterior y a todos aquellos que desde el extranjero siente la atracción de conocer ese “charquito” que algunos considerar el “mejor país del mundo”.

¿Qué cosas realmente motivarían a los dominicanos en el exterior?

La reducción de las tasas aeroportuarias y el precio de los billetes aéreos. Los dominicanos pagamos los billetes aéreos más caros del mundo, más de la mitad de su coste obedece a unas abusivas tasas que van a parar a manos de funcionarios corruptos que financian su enriquecimiento personal sobre el cobro de un injusto gravamen que penaliza a los dominicanos que residen en el exterior. Le sale más barato a un turista extranjero viajar a la República Dominicana con el sistema del todo incluido que a un dominicano residente en el extranjero que va a visitar a su familia y también a disfrutar del país.

Acabar con la práctica de los peajes ilegales, las boronas y el macuteo. Desde que te bajas del avión y pasas los controles de migración los funcionarios allí asignados empiezan a preguntarte por el “cariñito”, por “lo suyo” dicen ellos, pero ese sólo es el inicio de un interminable periplo que si llegas “de los países” tendrás que afrontar en la República Dominicana. Que todos los santos te acompañen si por dicha o por desgracia te toca realizar algún trámite ante la administración pública y se te nota “el brillo” o el acento delata que vives en el extranjero, porque eso puede dar pie a una larga lista de dificultades que se irán resolviendo en la medida en que dejes “caer algo”, una práctica que de seguro no te ha tocado ejercer allí donde resides en el extranjero. Por aquello del que “todos somos iguales” el Estado dominicano debería dejar de penalizar a los dominicanos que residen en el extranjero y eliminar todos los trámites y tasas diferenciadas que suponen para “los viajeros” una mayor tributación que al conjunto de los ciudadanos.

Garantizar la seguridad de los ciudadanos y eliminar la extorsión practicada por las fuerzas de seguridad. Una vez sales del aeropuerto empieza la lucha por sobrevivir al viaje y que no te atraquen y maten unos desaprensivos que han salido a “buscarse lo suyo”. Para muchos la estadía en Quisqueya La Bella se convierte en un martirio debido al susto constante de la familia para salir aquí o allí evitando que te ubiquen y se te tiren para quietarte lo tuyo. Hay que combatir la delincuencia, protegiendo a los que están en el país de manera permanente y a los que vienen de visita.

Mejorar el sistema de transporte público. Una de las cosas que más disfrutas los dominicanos en el exterior es la calidad de transporte público existente en la ciudades en donde residen en el extranjero, que regularmente es muy buena, efectiva, cercana, rápida, segura y confortable. En Europa y Estados Unidos puedes llegar casi a cualquier parte en transporte público de forma segura y económicamente accesible. Que se pueda llegar a todos esos lugares hermosos que el documental motivacional nos presenta, requiere que el Estado facilite el acceso mediante un sistema de transporte público y de carreteras que no conviertan la aventura en un “deporte” innecesariamente extremo, así quizás podamos llegar a apreciar aquellas cosas que sólo algunos pocos privilegiados hasta ahora han podido disfrutar.

Existen  otros aspectos igual de importantes que debería mejorarse parta motivar a los dominicanos en el exterior, sobre todo, teniendo en cuenta que es el mejor de los visitantes, el más fiel de todos. El país y las instituciones responsables deben trabajar para ofrecer servicios turísticos y de restauración de calidad, pero sobre todo servicios públicos óptimos que incrementen el confort de los residentes y visitantes. El turismo de la diáspora puede aportar más recursos que el turismo extranjero, pero sólo si se le facilita su llegada al país, debe tomarse en cuenta que, los dominicanos en el extranjero cuando viajan al país gastan más que la media de los turistas extranjeros, pero también, muchos realizan inversiones o adquisiciones y mejoras de inmuebles, lo que repercute de forma directa en la economía del país.


El Estado debe cambiar la dinámica oportunista con la que trata a los dominicanos en el exterior, facilitando su salida y entrada de forma que se dinamice su presencia constante en el país, para beneficiarse de sus aprendizajes y progresos en el extranjero. No basta con vídeos bonitos, que está muy bien hacerlos, pero lo que realmente se necesitan son políticas públicas para que los dominicanos que residen en el exterior, cuando vayan al país, no se sientan como extranjeros en su propia tierra, sino que puedan sentirse nuevamente en casa, una de la que sólo se ausentan por momentos y a la que siempre llevan consigo donde quiera que estén.