Vídeos

Loading...

martes, 4 de junio de 2013

Con Sonia Pierre descubrí el valor de la negritud y la importancia de luchar por ella

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

"Nuestra negritud y afrodescendencia es tan azul, blanca y roja como los colores de la bandera dominicana".

Conocí a Sonia Pierre en el año 1998, era mi segundo año de universidad y para entonces militaba en una agrupación política de izquierda que tenía fuertes vínculos históricos con el movimiento de los afrodescendientes dominicanos, en especial con los dominicanos de ascendencia haitiana. Me acerqué a MUDHA (el Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas) para colaborar con la campaña que realizaban por el derecho a un nombre y a una nacionalidad, a favor de niños y niñas dominicanos de ascendencia haitiana. Conocer a Sonia me marcó profundamente , pues fue la primera vez que escuché a una negra dominicana hablar de derechos humanos, de ciudadanía, de racismo, etc.

Aunque pertenezco a una familia de afrodescendientes, nunca antes había escuchado hablar a nadie de mi familia con esa contundencia, todo lo contrario, como la mayoría de afrodescendientes dominicanos intentamos distanciarnos de la negritud, en especial de todo lo haitiano, eso pese a que en mi línea materna tenemos ascendencia haitiana, pero los negros dominicanos no hablamos de eso, nos esforzamos en mantener en silencio nuestra negritud, intentamos, a pesar de lo evidente, el color de nuestra piel, que los demás no noten nuestra negritud y sobre todo evitamos que nos identifiquen con Haití o los haitianos, por eso siempre escuchaba a mi abuelo con sus amigos haitianos o dominico-haitianos hablar creole muy bajito, de forma que solo ellos se escucharan. Por eso me sorprendió escuchar a aquella mujer negra hablar tan alto y claro, en creole o castellano, para defender su derecho a un nombre, a una nacionalidad, pero sobre todo a la ciudadanía, algo que hasta hoy les está negado a muchos dominicanos, sólo por el hecho de ser negros de origen haitiano.

Con Sonia Pierre descubrí el valor de la negritud y la importancia de luchar por ella. El día que descubrí que habían dominicanos y dominicanas a los que se les negaba el derecho al nombre, a la nacionalidad y a la ciudadanía por su ascendencia haitiana entendí porqué en casa a los pequeños no nos enseñaron a hablar ni a entender el creole que los mayores hablaban, porqué la familia de mi abuelo materno tuvo que cambiar el apellido de Pierre por Pérez, de golpe recordé el día que fui a sacar por primera vez mi Cédula de Identidad Electoral (DNI en España, Europa y otros lugares del mundo) la oficial de la junta que me atendió insistió en ponerme la I de Indio en mi documento, pese a que le insistí que era negro y ella una sonrisa en los labios me dijo “tú eres un negrito lavaíto, negros son los haitianos”, desde entonces formo parte de las ridículas estadísticas dominicanas que me contabilizan como Indio o Mulato con único afán de negar institucionalmente a la mayoría negra y mulata del país, esa que puebla los barrios de las ciudades y pueblos, los campos y bateyes.

Desde entonces siempre digo que a la primera negra dominicana que conocí como tal fue a Sonia Pierre, los demás negros dominicanos no quieren ser negros, todavía una inmensa mayoría siente vergüenza de su propia condición, por todos los medios posibles intentan distanciarse de la negritud, de lo africano, de lo haitiano, para reivindicar tan sólo su parte taína o española, porqué todos sabemos que los únicos negros de la isla de Santo Domingo son los haitianos, pero no, Sonia Pierre dijo que no, afirmó por ella, por sus hijos, por mi y por todos los negros dominicanos, dominico-haitianos o no, que nosotros también teníamos derecho a reivindicar con orgullo nuestra negritud, nuestra afrodescendencia, haitiana o dominicana es nuestra, es mía, es tuya, es de todos y todas. Nuestra negritud y afrodescendencia es tan azul, blanca y roja como los colores de la bandera dominicana.

Hoy, no habrá ningún acto institucional de homenaje ni de reconocimiento para Sonia Pierre, tampoco hace falta, porque ese poder ingrato que en vida la odio y la despreció no podrá darle a Sonia lo que en vida no pudieron quitarle, ¡LA DIGNIDAD!

2 comentarios:

  1. hermano me has sorprendido hoy y seguro seguirás sorprendiéndome. estás hablando de una historia real de la raza negra, no solo los dominicanos sino la raza entera. ¿ por qué nos avergonzamos de nuestra negritud? es lo que somos en todos modos
    ALEX yo me confío en ti, y te lo digo de verdad, no que sea un hecho de hacer un comentario para que la gente lo vea sino de tu valentía, del esfuerzo que estas haciendo de nuestra raza y de los que les falta saber. eres una persona que merece prestar atención. el día 11 de junio acabo la selectividad, yo estaré a tu lado. por favor avísame de las actividades que vais organizando y un saludo a JUAN CARLOS.

    ResponderEliminar
  2. Buenooo se solto el Leon hablando de colores ,donde se les niegan derechos valores y se meten en la caja de pandora sus costumbres y tradiciones , no se cuando despertará el mundo para reconocer el derecho del ser humano como unico pensador? soy de abuelo español y abuela africana lo que me molesta es que han creado una aberracion mental discriminando su propia descendencia y en si la del ser autotono primitivo ,soy negra y mi sangre roja y la tuya? para trasplantes de organos no se ven colores se salvan vidas .,porque no se valora esa vida?

    ResponderEliminar