Vídeos

Loading...

jueves, 3 de enero de 2013

Disculpen las molestias, izquierda en construcción

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

"La izquierda no dispone de un discurso político atractivo que dé respuestas a las necesidades del electorado, tampoco le avala una práctica institucional que genere confianza, simpatías, seguimiento y compromiso, ni tan sólo en aquellos sectores que de antemano se definen como progresistas".
En los últimos días ha tenido lugar un breve debate entre varios académicos sobre el papel de la izquierda en la República Dominicana, leí con detenimiento los argumentos de uno y los contra-argumentos de otros sin encontrar respuestas claras a las preguntas que me hago sobre el papel actual de la izquierda en la sociedad dominicana. De ahí la necesidad de esclarecer mis preguntas y aproximarse a construir respuestas posibles que satisfagan mis cuestionamientos en la perspectiva de mejorar mi opinión y práctica política desde la izquierda, consciente del predominio de las ideas conservadoras en un sociedad pervertida por la insolidaridad y el afán de lucro, una sociedad anacrónica que ha convertido en modelo de éxito el enriquecimiento ilícito por medio de la corrupción política, entronizando la impunidad como premio y garantía de la continuidad histórica de la corrupción como fórmula para la acumulación de capitales y para la reorganización permanente de la creciente oligarquía dominicana.
Hay que destacar el valor histórico de la izquierda en la sociedad dominicana durante gran parte del Siglo XX, su encarnizada lucha contra el trujillismo, el balaguerismo, el imperialismo americano y a favor de la democratización del país. Pero es precisamente en el proceso de democratización de la Nación en donde la izquierda pierde visión política y fuerza social, menguando de forma dramática su presencia en la sociedad, sin que hasta el día de hoy haya logrado superar su abstracción de los procesos políticos formales de la democracia (participación electoral, políticas públicas, veeduría social, etc.), marginándose de forma absurda y continuada del protagonismo político institucional del país.
Actualmente la izquierda dominicana no cuenta con presencia política institucional, siendo una fuerza social políticamente irrelevante en la gestión del poder en la República Dominicana. Pese a haberlo intentado en varias ocasiones, la izquierda no logra conectar políticamente con el electorado. Más allá del peso del clientelismo sobre los procesos de electorales del país, lo cierto es que la izquierda no dispone de un discurso político atractivo que dé respuestas a las necesidades del electorado, tampoco le avala una práctica institucional que genere confianza, simpatías, seguimiento y compromiso, ni tan sólo en aquellos sectores que de antemano se definen como progresistas.
La izquierda dominicana padece una crisis de empatía que se ve agudizada por los temores que genera su discurso “estratégico” de desprecio por la “democracia burguesa”, una formulación tan errada como improductiva que sigue siendo acuñada en ciertos sectores marginales pero influyentes dentro del espectro político izquierdista.
Es un desacierto conceptual y un despropósito histórico seguir oponiendo el socialismo a la democracia, como si ambos conceptos fueran incompatibles. Para construir una izquierda con vocación de poder y posibilidades reales para gobernar el país en el futuro próximo, resulta urgente y necesario que actualicemos nuestro discurso y práctica política. La subordinación de nuestras políticas a los procesos democráticos es una condición esencial para generar confianza en los electores, ganar sus simpatías y movilizar su apoyo para que nos voten, permitiendo que nuestras ideas, sus intereses y necesidades den forma y sentido a un programa de gobierno desde la izquierda que amplíe y profundice la democracia, permitiendo el conocimiento de políticas públicas, de Estado y de gobierno desde la perspectiva progresista y de izquierda.
Intuyo que, esto sólo será posible si la nueva generación de activistas y militantes de izquierdas que se construye en el país innova en el discurso, lo están haciendo ya en la práctica, pero será necesario superar la duplicidad discursiva para generar confianza. No vale seguir manteniendo la llamada “política de frentes”, por un lado los comunistas y por otro los demócratas, la realidad manda y exige de todos un compromiso firme con la democracia. Si la izquierda dominicana quiere lograr presencia institucional y ganar peso en la superación de los problemas del país, deberá revisar y actualizar el marco teórico sobre el que fundamenta su actividad política, sino seguirá siendo una fuerza social marginal y políticamente irrelevante.
Hay tiempo suficiente para que la izquierda dominicana logre despertar a la realidad y formule de cara al proceso electoral de 2016 una potente alternativa unitaria, que debe ser plural en su composición, progresista en su discurso y democrática en la gestión de su construcción y funcionamiento. La izquierda dominicana será democrática o no sobrevivirá en el tiempo. De nada nos sirve una izquierda residual sin posibilidades de gobernar o de incidir en el diseño de las políticas públicas que se orienten a combatir la pobreza, a generar igualdad y ciudadanía como bases del bienestar social necesario que nos lleve a considerarnos un país bueno y seguro para sus ciudadanos.
La izquierda debe superar la dispersión, urge lograr un proceso de convergencia y unidad, hay mucha gente buena, organizaciones capaces y procesos de lucha que marchan de forma ascendente y creativa. El momento exige madurez del liderazgo político tradicional de la izquierda para lograr acuerdos que faciliten la creación de un espacio electoral unitario, de las nuevas generaciones más atrevimiento y compromiso para exigirlo, trabajarlo y ponerlo en marcha, de todos requiere de mucha ilusión, determinación y confianza, del país, de la gente, un cambio de actitud en las relaciones políticas.

2 comentarios:

  1. "La izquierda debe de superar la dispersión, el momento exige madurez política"Palabras que puedo poner en los partidos de izquierda mexicanos y quedan a la perfección.Las izquierdas latinamericanasrequieren de madurez política.

    ResponderEliminar
  2. "La izquierda debe de superar la dispersión, el momento exige madurez política"Palabras que puedo poner en los partidos de izquierda mexicanos y quedan a la perfección.Las izquierdas latinoamericanas requieren de madurez política.

    ResponderEliminar