Vídeos

Loading...

miércoles, 9 de enero de 2013

La Federación Panafricanista de Catalunya celebrará en Barcelona su IV Congreso

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

"Con la determinación de impulsar la participación política de la comunidad negra en Catalunya España y Europa, los líderes del movimiento panafricanista se reunirán en Barcelona el próximo 2 de marzo de 2013”.

Mediante una convocatoria abierta a toda la comunidad negra y afrodescendiente en África, Europa y América, la Federación Panafricanista de Catalunya ha puesto en marcha el proceso para la celebración de su IV Congreso, que se prevé será el evento más político celebrado por la afrodescendencia en los últimos años, en lo que ha contenidos se refiere.

El IV Congreso celebrará los 20 años de existencia del movimiento panafricanista en Catalunya, surgido a raíz de las manifestaciones que tuvieron lugar en 1992 para la retirada del Negro Banyoles que se exhibía en el Museo Darder, de Banyoles, Girona. Las movilizaciones de la comunidad negra, liderada por Alphonse Arcelín, se centraron en el boicot a las olimpiadas de Barcelona ’92. El movimiento panafricanista volvió a las calles a raíz del asesinato de Lucrecia Pérez a manos de una célula fascista en Madrid.

El IV Congreso tiene como objetivo dotar al movimiento panafricanista de las herramientas teóricas y organizativas que le permitan desarrollar la perspectiva política de lo que empieza a llamarse Panafricanismo del Siglo XXI que, entre otras cosas, reivindica un modelo de organización política para la lucha por el cambio social y la mejora de las condiciones de las comunidades negras en África y en el conjunto de la diáspora. El Congreso quiere respaldar y servir de impulso al liderazgo afrocatalán y afroespañol que lucha por el reconocimiento de los derechos de ciudadanía para la comunidad negra afincada en el Estado español.

Para los líderes del movimiento panafricanista, el IV Congreso marcará un punto de inflexión en la radicalización democrática de las luchas por la reparación de los daños causados por la esclavización, el colonialismo y el racismo en África y contra la afrodescendencia en el mundo.

Pese al notorio avance logrado con la PNL, “Proposición no de Ley sobre Memoria de laesclavitud, reconocimiento y apoyo a la comunidad negra, africana y deafrodescendientes en España”, aprobada por unanimidad en la Comisión de Igualdad  del  Congreso de los Diputados, el 17 de febrero de  2010, lo cierto es que queda mucho recorrido para alcanzar las medidas compensatorias y de justicia por el negativo impacto causado, cuyas secuelas las comunidades negras siguen padeciendo dentro y fuera del continente africano.

El IV Congreso concluirá con la aprobación de una clara y contundente ponencia política sobre el Panafricanismo del Siglo XXI y con la elección de un Secretariado Político que ponga en marcha la estructuración de la alternativa política panafricanista para Catalunya y España. Al evento se darán cita delegaciones de diversos puntos de Catalunya, España, Europa, América y África, en apoyo a la iniciativa defendida por la Federación Panafricanista de Catalunya.

martes, 8 de enero de 2013

#26E | En Barcelona celebramos el Bicentenario de Duarte luchando contra la corrupción y la impunidad

Interactúa con nosotr@s en facebook | http://www.facebook.com/events/452732398097485/


26 de Enero, Día de Duarte | Manifestación de la comunidad dominicana en Barcelona contra la corrupción y la impunidad



El 26 de enero de 2013 se cumplen 200 años del natalicio de Juan Pablo Duarte, Padre de la Patria Dominicana. Para conmemóralo haciendo honor a su memoria, la comunidad dominicana en Barcelona lo celebrará en las calles luchando contra la corrupción y la impunidad que corroe los cimientos de la Nación fundada por Duarte y Los Trinitarios.

¡Luchar da resultado! Así lo demuestra la reciente victoria del pueblo dominicana en la lucha por conquistar el 4% del PIB para la educación preuniversitaria. Por lo que ...nos queda claro que si seguimos luchando contra la corrupción y la impunidad lograremos una nueva victoria y llevaremos a la justicia y a la cárcel a los corruptos, sean del partido que sean.

Prepara tu bandera dominicana y tu pancarta y asiste, la cita es en la Plaza del Molino, Avenida del Paralelo en Barcelona. Metro L2 y L3, parada Paralelo.

 



¡Contra la Reforma Fiscal, la corrupción y la impunidad!

¡Protesta, súmate al cambio!

jueves, 3 de enero de 2013

Disculpen las molestias, izquierda en construcción

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

"La izquierda no dispone de un discurso político atractivo que dé respuestas a las necesidades del electorado, tampoco le avala una práctica institucional que genere confianza, simpatías, seguimiento y compromiso, ni tan sólo en aquellos sectores que de antemano se definen como progresistas".
En los últimos días ha tenido lugar un breve debate entre varios académicos sobre el papel de la izquierda en la República Dominicana, leí con detenimiento los argumentos de uno y los contra-argumentos de otros sin encontrar respuestas claras a las preguntas que me hago sobre el papel actual de la izquierda en la sociedad dominicana. De ahí la necesidad de esclarecer mis preguntas y aproximarse a construir respuestas posibles que satisfagan mis cuestionamientos en la perspectiva de mejorar mi opinión y práctica política desde la izquierda, consciente del predominio de las ideas conservadoras en un sociedad pervertida por la insolidaridad y el afán de lucro, una sociedad anacrónica que ha convertido en modelo de éxito el enriquecimiento ilícito por medio de la corrupción política, entronizando la impunidad como premio y garantía de la continuidad histórica de la corrupción como fórmula para la acumulación de capitales y para la reorganización permanente de la creciente oligarquía dominicana.
Hay que destacar el valor histórico de la izquierda en la sociedad dominicana durante gran parte del Siglo XX, su encarnizada lucha contra el trujillismo, el balaguerismo, el imperialismo americano y a favor de la democratización del país. Pero es precisamente en el proceso de democratización de la Nación en donde la izquierda pierde visión política y fuerza social, menguando de forma dramática su presencia en la sociedad, sin que hasta el día de hoy haya logrado superar su abstracción de los procesos políticos formales de la democracia (participación electoral, políticas públicas, veeduría social, etc.), marginándose de forma absurda y continuada del protagonismo político institucional del país.
Actualmente la izquierda dominicana no cuenta con presencia política institucional, siendo una fuerza social políticamente irrelevante en la gestión del poder en la República Dominicana. Pese a haberlo intentado en varias ocasiones, la izquierda no logra conectar políticamente con el electorado. Más allá del peso del clientelismo sobre los procesos de electorales del país, lo cierto es que la izquierda no dispone de un discurso político atractivo que dé respuestas a las necesidades del electorado, tampoco le avala una práctica institucional que genere confianza, simpatías, seguimiento y compromiso, ni tan sólo en aquellos sectores que de antemano se definen como progresistas.
La izquierda dominicana padece una crisis de empatía que se ve agudizada por los temores que genera su discurso “estratégico” de desprecio por la “democracia burguesa”, una formulación tan errada como improductiva que sigue siendo acuñada en ciertos sectores marginales pero influyentes dentro del espectro político izquierdista.
Es un desacierto conceptual y un despropósito histórico seguir oponiendo el socialismo a la democracia, como si ambos conceptos fueran incompatibles. Para construir una izquierda con vocación de poder y posibilidades reales para gobernar el país en el futuro próximo, resulta urgente y necesario que actualicemos nuestro discurso y práctica política. La subordinación de nuestras políticas a los procesos democráticos es una condición esencial para generar confianza en los electores, ganar sus simpatías y movilizar su apoyo para que nos voten, permitiendo que nuestras ideas, sus intereses y necesidades den forma y sentido a un programa de gobierno desde la izquierda que amplíe y profundice la democracia, permitiendo el conocimiento de políticas públicas, de Estado y de gobierno desde la perspectiva progresista y de izquierda.
Intuyo que, esto sólo será posible si la nueva generación de activistas y militantes de izquierdas que se construye en el país innova en el discurso, lo están haciendo ya en la práctica, pero será necesario superar la duplicidad discursiva para generar confianza. No vale seguir manteniendo la llamada “política de frentes”, por un lado los comunistas y por otro los demócratas, la realidad manda y exige de todos un compromiso firme con la democracia. Si la izquierda dominicana quiere lograr presencia institucional y ganar peso en la superación de los problemas del país, deberá revisar y actualizar el marco teórico sobre el que fundamenta su actividad política, sino seguirá siendo una fuerza social marginal y políticamente irrelevante.
Hay tiempo suficiente para que la izquierda dominicana logre despertar a la realidad y formule de cara al proceso electoral de 2016 una potente alternativa unitaria, que debe ser plural en su composición, progresista en su discurso y democrática en la gestión de su construcción y funcionamiento. La izquierda dominicana será democrática o no sobrevivirá en el tiempo. De nada nos sirve una izquierda residual sin posibilidades de gobernar o de incidir en el diseño de las políticas públicas que se orienten a combatir la pobreza, a generar igualdad y ciudadanía como bases del bienestar social necesario que nos lleve a considerarnos un país bueno y seguro para sus ciudadanos.
La izquierda debe superar la dispersión, urge lograr un proceso de convergencia y unidad, hay mucha gente buena, organizaciones capaces y procesos de lucha que marchan de forma ascendente y creativa. El momento exige madurez del liderazgo político tradicional de la izquierda para lograr acuerdos que faciliten la creación de un espacio electoral unitario, de las nuevas generaciones más atrevimiento y compromiso para exigirlo, trabajarlo y ponerlo en marcha, de todos requiere de mucha ilusión, determinación y confianza, del país, de la gente, un cambio de actitud en las relaciones políticas.

martes, 1 de enero de 2013

La Revolución Haitiana, la revolución olvidada


"Reconocer la trascendencia histórica de la Revolución Haitiana es visibilizar el valor, la presencia y significación de los afrodescendientes en los procesos para la liberación de los pueblos de nuestra América".


El 1 de enero de 1804 triunfaba en Haití la primera revolución popular realizada por víctimas directas de la colonización y la esclavización en América. Los negros africanos y afrodescendientes esclavizados por los europeos en la colonia de Saint-Domingue iniciaron el 14 de Agosto de 1791 las revueltas que culminarían trece años después con el triunfo de “los negros” esclavizados sobre “los blancos” colonialistas y esclavistas.

El proceso revolucionario logró abolir la esclavitud en Haití, cambiando así las relaciones de poder en el territorio de la naciente República Independiente. El carácter clasista y racial de la revolución haitiana infundió un terror profundo entre las clases gobernantes oligárquicas de América y Europa. Una revolución realizada por negros esclavizados representaba un desafío al poder tradicional blanco-europeo que colonizaba los territorios del llamado “Nuevo Mundo” y amenazaba los fundamentos del sistema de acumulación originaria de riquezas que daba vida y poder al naciente sistema capitalista.

El carácter negro, antiesclavista, anticapitalista, independentista y decolonial de la Revolución Haitiana provocó que los sectores oligárquicos de América, criollos y europeos, no reconocieran a la naciente República de Haití, porque hacerlo les obligaría a refrendar el valor de la revolución con políticas homólogas en el resto de territorios americanos, en donde la esclavización y explotación intensiva de la mano de obra negra y aborigen constituía su principal fuente de enriquecimiento. Esas son algunas de las razones que provocan el olvido intencionado frente a la revolución haitiana, iniciando así su marginación y exclusión de la historia regional por no ser un bueno ejemplo para las oligarquías criollas, que si bien estaban dispuestas a independizarse de las metrópolis coloniales, no tanto lo estaban en cambiar el sistema de dominación de clases y perder con ello los privilegios que podían heredar del régimen colonial, es por eso que, muchos de los procesos independentistas llevados a cabo en América, después de la revolución haitiana, tardaron en abolir la esclavitud, dejando pendiente muchas otras luchas que aun, al día hoy, seguimos librando para consolidar los procesos independentistas frente  capitalismo y la neo-colonización neoliberal.

Entre las muchas luchas que libramos, una es por lograr el reconocimiento histórico de los aportes de la Revolución Haitiana y de las comunidades negras afrodescendientes a los procesos revolucionarios  e independentistas en el continente americano, desterrados de la literatura historicista oficial y del imaginario popular por la historización eurocéntrica, blanca y católica impuesta en las Repúblicas instauradas y defendidas por el criollismo blanco y mestizo pro-europeo.

Reconocer la trascendencia histórica de la Revolución Haitiana es visibilizar el valor, la presencia y significación de los afrodescendientes en los procesos para la liberación de los pueblos de nuestra América. Por eso hoy, 1 de enero de 2013, mi humilde homenaje a los líderes negros de la Revolución Haitiana,  Toussaint-Louverture y Jean-Jacques Dessalines. Su ejemplo debe servir de impulso y guía a los afrodescendientes de América, el poder no es blanco, no debe ser blanco, el poder debe ser multicolor, intercultural y democrático, así lo demostraron los padres fundadores de la República Haitiana al asumir el nombre taíno de Haití para proclamar la nueva república negra, primer territorio libre de América.