Vídeos

Loading...

sábado, 17 de noviembre de 2012

El pueblo manda, obedezca presidente

Por Alex Amaro | @alexamarobcn

"La reforma no irá y no debe ir, hasta que Leonel Fernández y las cúpulas corruptas de los partidos políticos responsables del actual agujero fiscal rindan cuentas ante la justicia y vayan a la cárcel".

 
Estamos aquí reunidos, porque un sentimiento que no sabemos explicar, pero que mezcla rabia, impotencia y mucha ilusión nos convoca. Es un sentimiento que hemos redescubierto durante las últimas semanas, al ver a nuestro pueblo en las calles luchando por un mejor país, un beneficio que disfrutaremos cuando los buenos dominicanos y dominicanas tomemos las riendas de la Nación y de forma democrática hagamos que impere la ley, la justicia y la decencia.

Muchos de los que estamos aquí ahora, hemos migrado de nuestro país ya sea por la falta de oportunidades profesionales, por las dificultades económicas, por las condiciones de seguridad, por el amor, por la familia, por estudios; no importa la razón, lo cierto es que nuestro país a pesar de su belleza y la extraordinaria calidad humana de nuestra gente, no ha podido retenernos y de momento no nos ha devuelto la ilusión, la pasión y las condiciones necesarias para hacernos regresar a sus brazos, a su tierra, a sus playas, a sus ríos y montañas, a sus calles y plazas, a caminar bajo su alegre sol.

La República Dominicana es una democracia joven, decenas de veces asaltada por las ambiciones de poder de unos pocos. Esos pocos que han logrado enriquecerse de forma onerosa con los recursos de todos y todas, y que han sumido al país en unas condiciones de pobreza, miseria y desigualdad que nos mantienen a la cola del progreso de los pueblos del mundo. Todos los indicadores sobre corrupción, transparencia o pobreza nos colocan como un país altamente corrompido, poco transparente, con una pobreza bastante extendida y que sirve de caldo de cultivo para la delincuencia y la violencia.

Esos pocos que se han enriquecido lo han hecho sobre la base de medidas injustas como la actual reforma fiscal que plantea el Presidente Danilo Medina. Injusta porque está orientada a hacer pagar más a los que menos se han beneficiado de un modelo de economía y desarrollo que los ha exprimido hasta sacarle la última gota de jugo. Un modelo de economía y gobierno dispuesto para enriquecer a una casta política profundamente corrompida. Un grupo político que desde 1996 hasta la fecha ha acumulado enorme poder y riquezas, tantas que hoy  su ambición desmedida amenaza a la joven democracia dominicana y la existencia misma de la Nación.

La reforma no va y no debe ir, porque no pueden seguir pagando los mismos, mientras los corruptos que nos han robado y empobrecido disfrutan tranquilamente y con total impunidad de los recursos que hoy nos faltan para tener escuelas dignas, hospitales humanos y otros servicios básicos y necesarios que deben revertirse de calidad optima, de forma que el conjunto de la Nación dominicana pueda disfrutar de la prosperidad económica mediante un sistema dinámico que cree bienestar social y redistribuya de forma justa las riquezas, generando igualdad colectiva y plena satisfacción individual.

La reforma no irá y no debe ir, hasta que Leonel Fernández y las cúpulas corruptas de los partidos políticos responsables del actual agujero fiscal rindan cuentas ante la justicia y vayan a la cárcel. Esta reforma no irá porque el pueblo, soberano del poder y de las leyes ha dicho que no y lo seguirá diciendo hasta que los que gobiernan entiendan que no mandan ellos, sino que mandamos nosotros y por eso le pedimos, le ordenamos a Danilo Medina, Presidente actúe, someta a los corruptos y luego hablamos de ésta y otras reformas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario