Vídeos

Loading...

sábado, 8 de septiembre de 2012

Hacer el ridículo o cuando los faranduleros pretenden darnos clase de cultura

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

Quienes impulsamos el manifiesto contra la película “Feo de día y lindo de noche” y defendemos su contenido, estamos conscientes de que la lucha no es contra una película en particular, nuestra lucha es contra todo un sistema de pensamiento y acción socialmente excluyente, culturalmente mezquino y políticamente inicuo”.

El pasado 6 de septiembre fue presentado a la opinión pública y al país un Manifiesto mediante el cual  un nutrido grupo de ciudadanos de la República Dominicana expresa su rechazo al contenido discriminatorio y racista de la película “Feo de día, lindo de noche”, obra del cineasta Alfonso Rodríguez y protagonizada por conocidos actores dominicanos. Ante tal documento se han levantado innumerables voces, la mayoría vinculados al mundo de la farándula. La crítica al manifiesto en ningún caso ha supuesto la presentación de argumentos teóricos o conceptuales validos, en todo caso, han sido respuesta vánales, típicas de los lagoteros que se han alzado contra el revelador contenido del documento presentado.

Las réplicas contra el Manifiesto reflejan la bancarrota cultural de la sociedad dominicana, dejan en evidencia la reversible, pero actual y nefasta asimilación de los complejos y estereotipos raciales impuestos por la clase dominante, pro-hispánica, euro-resentida y anglo-dependiente. Perpetuar la supuesta “inferioridad” y “malignidad” de lo negro y de la negritud, siempre ha sido el propósito de éstos poderosos acomplejados. Siempre han utilizado todos los recursos disponibles de la comunicación y la propaganda para mantener su “statu quo”, como lo han sido y siguen siendo la prensa escrita, la radio, la televisión, hoy lo es el cine dominicano, muestra inequívoca de todas nuestra miserias.

Quienes impulsamos el manifiesto contra la película “Feo de día y lindo de noche” y defendemos su contenido, estamos conscientes de que la lucha no es contra una película en particular, nuestra lucha es contra todo un sistema de pensamiento y acción socialmente excluyente, culturalmente mezquino y políticamente inicuo.

Lo injusto no puede seguir siendo normal en una sociedad como la nuestra, que aspira a ser democrática, en su determinación de construirse como un Estado social de derecho. Los estereotipos raciales, de género o de cualquier otro tipo no pueden tener cabida si en realidad pretendemos ser una sociedad plenamente democrática.

La responsabilidad de la ciudadanía, es combatir democráticamente todos los prejuicios que generan exclusión, marginación e infelicidad a cualquiera de sus ciudadanos, por lo que la presente acción deriva de nuestra irrenunciable determinación para cambiar el estado de la situación actual, superando progresivamente los prejuicios actuales y cambiando radicalmente el  “statu quo”, de forma que todos aquellos sectores tradicionalmente excluidos por razones de razones étnicas, culturales, religiosas, de género, de preferencia sexual o de otras, logren ser reconocidos como parte de la sociedad, siéndoles garantizadas condiciones justas y equitativas para su plena integración social.

El reto es lograr no seguir siendo la mediocre sociedad que somos. Muchos queremos un país mejor y nos hemos puesto en pie para avanzar y construirlo. ¿Nos acompañas?

1 comentario:

  1. ANTES DEBIO HABERSE HECHO. contra la publicidad racista que mostramos gracias a nuestros creativos del patio y a los clientes clasistas. eso nunca se ha enfrentado.

    ResponderEliminar