Vídeos

Loading...

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El #25S y el pinchazo de la burbuja democrática

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

“La burbuja democrática, alimentada durante las últimas décadas por una clase política que se revela actualmente como inepta y parasitaria, se desinfla ante el empuje de la movilización social, reforzando la extendida percepción ciudadana de que la clase política gobernante no le representa”.

 
El Ferrero blindaje del Congreso de los Diputados y la salvaje represión llevada a cabo por la policía ante las protestas ciudadanas contra las políticas económicas y los recortes sociales impuestos por el gobierno de Mariano Rajoy y el PP, evidencian al servicio de quien están los políticos gobernantes y las instituciones del Estado, se encuentran subordinados a los intereses del mercado financiero internacional y de la oligarquía financiera local, responsables de la crisis de la economía que estamos padeciendo y que amenaza con desmantelar totalmente el ya debilitado Estado del bienestar.

La crisis de la economía ha puesto en evidencia las debilidades estructurales del Estado del bienestar, animando a que los sectores políticos más liberales y antidemocráticos se abalancen sobre las conquistas democráticas acumuladas por la ciudadanía, pretendiendo desmantelar el sistema de derechos y la institucionalidad democrática alcanzada, que aunque envejecida y obsoleta, al menos ha servido para llegar hasta aquí y mantener la vigencia de los derechos sociales, políticos y culturales logrados al desaparecer formalmente la dictadura franquista.

El modelo de gobierno y de representación democrática se encuentra duramente cuestionado por los afectados directos de la crisis, en especial por el Movimiento del 15M, reconvertido ahora en Coordinadora 25S, con un programa político más claro y contundente que el resto de iniciativas formuladas durante los últimos meses.

La Coordinadora del 25S ha planteado de forma clara y contundente que las protestas continuaran hasta que el actual gobierno caiga, se disuelvan las Cortes y se convoque a un nuevo proceso constituyente que permita a la ciudadanía sentar las bases constitucionales de un nuevo Estado de derecho que establezca un sistema democrático más directo y cercano a la ciudadanía, de forma que la sociedad logre unos altos niveles vigorosidad política, social y cultural que nos permitan afrontar de forma cooperativa y solidaria los infortunios de la crisis.

La burbuja democrática, alimentada durante las últimas décadas por una clase política que se revela actualmente como inepta y parasitaria, se desinfla ante el empuje de la movilización social, reforzando la extendida percepción ciudadana de que la clase política gobernante no le representa.

Lo que sucederá en los próximos días, semanas o meses es difícil de predecir, sin embargo lo que si debemos garantizar es que lo se sea que resulte de las actuales luchas signifique un rotundo avance social colectivo, una derrota política severa que permita que los responsables y beneficiarios directos de la crisis actual rindan cuentas antes la justicia y paguen por ello. Pero sobre todo, que la clase política actual logre su merecido castigo político y social, de forma que logremos imponer nuevas formas democráticas de hacer política y marco ético ciudadano para ser político que nos devuelvan la democracia, pero ésta vez no la burbuja que nos inflaron, sino una democracia real y verdadera.

domingo, 16 de septiembre de 2012

La inepta clase política dominicana y los problemas del país

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

La clase política dominicana es inepta. Los tres partidos que han gobernado la Nación dominicana, PLD-PRD-PRSC, han demostrado su incapacidad para resolver los principales problemas país. Después de 50 años, en lo que se han repartido el poder del Estado, el resultado de las distintas gestiones de gobiernos es mediocre. Entre los muchos problemas existentes, a continuación, me voy a referir a algunos muy sentidos y que se encuentran entre las principales preocupaciones de la ciudadanía.


La educación pública es de mala calidad y de precaria cobertura. Sin recursos adecuados, con una oferta curricular mediocre y con un personal poco motivado (cuya cuestionable formación es también otro de los graves problemas), el sistema de educación pública del país resulta ineficaz para crear ciudadanos y ciudadanas que respondan de forma adecuada a las exigencias sociales de los tiempos actuales. La dramática situación del sistema educativo ha movilizado a amplios sectores de la sociedad civil para exigirle a la clase política gobernante que destine al menos el 4% del PIB a la mejora de la educación pública. Los hijos de los miembros de la clase política estudian en las más elitistas instituciones del país y del extranjero, muchas veces acceden a becas financiadas con fondos públicos, siempre mediante el tráfico de influencias.

La salud pública mata. El sistema de salud pública en la República Dominicana es uno de los peores en la región latinoamericana y del mundo. La atención sanitaria en los hospitales públicos es horrible. Con recursos muy limitados, el personal sanitario tiene que hacer frente a todo tipo de enfermedades y situaciones, llegando a ser mortales, inclusive, dolencias cuya cura sería posible con un simple tratamiento de antibióticos. Los políticos gobernantes cuentan con seguros de salud privados, si enferman ellos o sus familiares regularmente son atendidos en Estados Unidos y Europa.

Vivir sin vivienda digna. La mayoría de la población del país es pobre o muy pobre. Mucha gente vive en condiciones precarias, en viviendas construidas de forma artesanal y sin las condiciones de higiene más elementales para decir que se vive con dignidad. Muchas viviendas carecen de habitaciones para todos sus miembros, de cocinas higiénicas y adecuadas, incluso de baños o letrinas. Todo esto mientras con dinero del Estado se ha construido apartamentos y villas para funcionarios de los distintos gobiernos, así como para sus familiares y acólitos.

Empleos precarios. El país cuenta con un mercado de trabajo irregular y precario. La mayoría de los empleos están muy mal pagados. Lo que la gente cobra apenas alcanza para cubrir la canasta básica familiar. De ahí que muchos tengan que recurrir a préstamos, al “fiao”, al “san” o cualquier inventiva social para “estirar el peso” y hacer frente al costo de la vida. Sin embargo la clase política se ha construido un sistema de empleos y pagos con dinero público que resultan obscenos ante la dramática situación por la que atraviesan miles de trabajadores dominicanos. El clientelismo se ha convertido en una de las salidas laborales más demandadas en el país. Es el principal negocio de la inepta clase política dominicana.

La inexistente seguridad pública. Teniendo como fondo los extraordinarios niveles de pobreza, en la sociedad dominicana se han desarrollado unas condiciones de inseguridad pública que mantienen en vilo a importantes sectores de la población, indefensos ante la ola de delitos y crímenes que le pueden asaltar a cualquiera, en cualquier lugar y hora, sin que de momento se produzca una respuesta democrática a tal problemática, debido sobre todo, al alto de nivel de complicidad de los delincuentes con políticos, jueces, policías, militares y empresarios, los que les sirven como medio-vinculo para beneficiarse de la extendida impunidad judicial y mediática, inaugurada primordialmente para beneficiar a políticos criminales y corruptos parte del poder.

Lo descrito con anterioridad evidencia la ineptitud de la actual clase política para hacer frente a los retos del país. Urge la construcción de una alternativa política, social y cultural que nos saque de éste atolladero en el que nos encontramos. Para ello se requiere de cada ciudadano y ciudadana un compromiso expreso y militante para cambiar la situación. No basta con indignarse, hay que comprometerse denunciando y haciendo frente a los despropósitos de la clase política gobernante. Son tiempos de cambio, actuemos, podemos triunfar.

jueves, 13 de septiembre de 2012

La Independencia de Catalunya, una oportunidad para construir la igualdad ciudadana

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

“Después del 11S no hay vuelta atrás. Las aspiraciones independentistas se encuentran es su punto más alto en la historia reciente de Catalunya. La independencia es posible, es ahora, es con todos y todas los que nos encontramos en éste momento histórico habitando éste espacio territorial, social y cultural que empieza a emerger como Estado”.

Las recientes manifestaciones independistas celebradas en la ciudad de Barcelona durante la Diada Nacional de Catalunya, el pasado 11 de Septiembre, han logrado movilizar a una parte significativa de la sociedad catalana, logrando situar el proceso independentista el centro del debate político sobre el presente y futuro de nuestro país, así como de sus relaciones posibles con España y Europa.
La manifestación convocada por la Asamblea Nacional Catalana con el lema: “Catalunya, Nuevo Estado de Europa”, ha concitado el respaldo de una gran mayoría social, poniendo contra las cuerdas a la clase política tradicional, la que para seguir representando los intereses de los ciudadanos de Catalunya deberá responder de forma inmediata y conveniente a los sentimientos independistas expresados recientemente en las calles, los que de seguro irán deviniendo en nuevas manifestaciones sociales y políticas que aceleraran el proceso constituyente de la Nación catalana y de su Estado independiente.
Después del 11S no hay vuelta atrás. Las aspiraciones independentistas se encuentran es su punto más alto en la historia reciente de Catalunya. La independencia es posible, es ahora, es con todos y todas los que nos encontramos en éste momento histórico habitando éste espacio territorial, social y cultural que empieza a emerger como Estado.
El proceso independentista debe permitirnos construir un nuevo marco democrático basado en la igualdad de derechos y deberes para todas las personas que habitamos Catalunya. La independencia debe basarse en un proceso constituyente en el que la ciudadanía plena sea un bien social asequible a todos los residentes en el país, de forma que la constitución del Estado Catalán no se funde sobre la marginalidad y exclusión existente hoy día.
La independencia tiene que ser un proceso liberador, que debe dignificar a todos los habitantes del territorio catalán, creando igualdad, equidad y justicia social, de forma que la construcción política del futuro inmediato nos permita borrar de forma real e irreversible los mapas de pobreza y marginación que la situación actual y el modelo de sociedad vigente han creado.
La nueva Catalunya, la independiente como Nación y con su Estado propio, debe ser todos, porque todos estamos luchando y trabajando por ella. No puede haber excusas para mantener viejas y obsoletas estratificaciones sociales (o para crear otras nuevas) por cuestiones de origen, etnia, cultura, religión, lengua, género, edad, preferencia u orientación sexual, u otras formas de Ser y Estar, que en ningún caso deben suponer exclusión o marginación alguna.
La Catalunya de todos se construye desde ya, el hacerlo con todos debe ser el gran el reto y la mayor virtud del proceso hacía la independencia. La liberación nacional debe ser un esfuerzo político, social y cultural colectivo, liberador a grandes trazos, no sólo para liberar a un territorio o a una cultura, debe ser para la liberación absoluta de todos los seres humanos que por distintas razones habitamos hoy éste pequeño, y a la vez gigante, espacio del mundo.
Sólo la igualdad nos hará libres. Sólo la libertad nos dará la independencia.

 
Artículos relacionados:

lunes, 10 de septiembre de 2012

Arranca la III Semana Cultural Dominicana en Barcelona

Del 10 al 15 de septiembre de 2012, la comunidad dominicana en Barcelona celebrará su III Semana Cultural. Organizada por la Asociación Sociocultural Dominicana en Barcelona, la semana cultural es ya un evento tradicional de la comunidad, que sirve como espacio de manifestaciones de la cultura dominicana, pocos conocidos en la sociedad catalana.

Bajo la coordinación de Fior Metz Estévez, Presidenta de la Asociación Sociocultural Dominicana en Barcelona (ASOCDOM), la celebración de la semana cultural contará con la participación de destacados creadores, gestores, intelectuales y personalidades del mundo de la cultural dominicana, así como de invitados catalanes de diversos orígenes.
Puedes seguir las actividades a través de, III Semana Cultural Dominicana en Barcelona, en Facebook o en Twitter: @SeculdomBarna
 

sábado, 8 de septiembre de 2012

Hacer el ridículo o cuando los faranduleros pretenden darnos clase de cultura

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

Quienes impulsamos el manifiesto contra la película “Feo de día y lindo de noche” y defendemos su contenido, estamos conscientes de que la lucha no es contra una película en particular, nuestra lucha es contra todo un sistema de pensamiento y acción socialmente excluyente, culturalmente mezquino y políticamente inicuo”.

El pasado 6 de septiembre fue presentado a la opinión pública y al país un Manifiesto mediante el cual  un nutrido grupo de ciudadanos de la República Dominicana expresa su rechazo al contenido discriminatorio y racista de la película “Feo de día, lindo de noche”, obra del cineasta Alfonso Rodríguez y protagonizada por conocidos actores dominicanos. Ante tal documento se han levantado innumerables voces, la mayoría vinculados al mundo de la farándula. La crítica al manifiesto en ningún caso ha supuesto la presentación de argumentos teóricos o conceptuales validos, en todo caso, han sido respuesta vánales, típicas de los lagoteros que se han alzado contra el revelador contenido del documento presentado.

Las réplicas contra el Manifiesto reflejan la bancarrota cultural de la sociedad dominicana, dejan en evidencia la reversible, pero actual y nefasta asimilación de los complejos y estereotipos raciales impuestos por la clase dominante, pro-hispánica, euro-resentida y anglo-dependiente. Perpetuar la supuesta “inferioridad” y “malignidad” de lo negro y de la negritud, siempre ha sido el propósito de éstos poderosos acomplejados. Siempre han utilizado todos los recursos disponibles de la comunicación y la propaganda para mantener su “statu quo”, como lo han sido y siguen siendo la prensa escrita, la radio, la televisión, hoy lo es el cine dominicano, muestra inequívoca de todas nuestra miserias.

Quienes impulsamos el manifiesto contra la película “Feo de día y lindo de noche” y defendemos su contenido, estamos conscientes de que la lucha no es contra una película en particular, nuestra lucha es contra todo un sistema de pensamiento y acción socialmente excluyente, culturalmente mezquino y políticamente inicuo.

Lo injusto no puede seguir siendo normal en una sociedad como la nuestra, que aspira a ser democrática, en su determinación de construirse como un Estado social de derecho. Los estereotipos raciales, de género o de cualquier otro tipo no pueden tener cabida si en realidad pretendemos ser una sociedad plenamente democrática.

La responsabilidad de la ciudadanía, es combatir democráticamente todos los prejuicios que generan exclusión, marginación e infelicidad a cualquiera de sus ciudadanos, por lo que la presente acción deriva de nuestra irrenunciable determinación para cambiar el estado de la situación actual, superando progresivamente los prejuicios actuales y cambiando radicalmente el  “statu quo”, de forma que todos aquellos sectores tradicionalmente excluidos por razones de razones étnicas, culturales, religiosas, de género, de preferencia sexual o de otras, logren ser reconocidos como parte de la sociedad, siéndoles garantizadas condiciones justas y equitativas para su plena integración social.

El reto es lograr no seguir siendo la mediocre sociedad que somos. Muchos queremos un país mejor y nos hemos puesto en pie para avanzar y construirlo. ¿Nos acompañas?

sábado, 1 de septiembre de 2012

Apartheid sanitario, fascismo y lucha de clases en España

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)
 
La única salida a la crisis que puede beneficiar a la clase trabajadora es la que se produzca como resultado de su decidida lucha social y política, en las calles y en las instituciones”.
 
El discurso anti-inmigrantes planteado por el Partido Popular (la derecha) durante las últimas campañas electorales hacía prever las terribles dificultades políticas y sociales por la que atravesarían los inmigrantes en España, en el caso de que se consumara el triunfo electoral y la llegada al gobierno de la agrupación derechista.
 
El PP ya es gobierno y sus medidas contra los inmigrantes, con papeles o no, no se han hecho esperar.  El retiro de la tarjeta sanitaria a casi un millón de inmigrantes “sin papeles” a partir de éste 1 de septiembre,  es el primer ensayo de una macabra obra, abiertamente fascista, orientada a agudizar las diferencias sociales, políticas y culturales sobre la que sustenta el inicuo modelo económico “español”, fundado durante los últimos años sobre una mano de obra extranjera barata, joven, formada, sin un fuerte arraigo social y carente de derechos políticos (sin ciudadanía).
 
El Partido imPopular quiere arrebatarle a la clase trabajadora, inmigrante y autóctona, todos los derechos posibles para facilitar la creación de nuevas empresas sobre un modelo de empleo precario, sin vínculo con los derechos sociales y políticos, es decir, empleos ajenos a la ciudadanía. Las medidas implementadas por los imPopulares refuerzan la inescrupulosa economía sumergida, tan extendida en España y de la que se benefician muchos de los sectores (la carroñera oligarquía) que financian el programa político de la derecha franquista (el PP) y los caprichos de la Monarquía (El Rey de la selva y “los otros”).
 
Las medidas implementadas por el gobierno del PP para combatir la crisis y crear empleo, se han basado en exigir a “los españoles” (la clase trabajadora) más sacrificios (pagar a los bancos y salvar a los banqueros) para lograr entre todos (los de abajo) garantizar el Estado del Bienestar y el modo de vida español, pero lo cierto es que el gobierno se ha centrado en salvar el “estilo de vida” (los ingresos) de la oligarquía española (aristócratas y franquistas).
 
Los inmigrantes también forman parte de la inmensa y empobrecida clase trabajadora española. Hay que evitar que el discurso populista de la derecha fascista nos lleve a creer que su falso argumento sobre que “primero los de casa” se orienta a establecer condiciones justas para priorizar el apoyo social que el Estado y el gobierno deben brindar a los ciudadanos, porque no lo hace, lo único que buscan lograr con ello es separar a la clase trabajadora (los de abajo), dividir sus fuerzas y la capacidad de respuesta social frente a tantos abusos e injusticias.
 
La única salida a la crisis que puede beneficiar a la clase trabajadora es la que se produzca como resultado de su decidida lucha social y política, en las calles y en las instituciones. La lucha es contra el “statu quo”, contra los de arriba, oligarcas, capitalistas, aristócratas y franquistas, todos responsables y beneficiarios directos de la crisis. La lucha de clases no ha muerto, lo demuestran el empeño de la clase dominante por dominar el conjunto de la sociedad e imponer un modelo económico retrogrado, insostenible social y ambientalmente.
 
Las movilizaciones sociales  que comenzaron hace un tiempo contra la clase política española (15M) y ahora contra los recortes económicos y de derechos sociales, deben reforzarse ampliando el programa de lucha y orientándolo contra “El Poder” mismo, es decir, contra el conjunto de los grupos e  instituciones que sustentan el fracasado modelo de sociedad actual: la monarquía, el bipartidismo tradicional, la obsoleta constitución franquista de 1978, los 35 del Ibex, entre otros. La lucha es de los de abajo (la clase trabajadora) contra los de arriba (la oligarquía capitalista), la lucha es por el poder, es decir, por la capacidad para reorganizar el presente en beneficio de las mayorías y para construir un futuro posible y sostenible para todos y todas.