Vídeos

Loading...

viernes, 15 de junio de 2012

La vuelta a “casa” de la diáspora dominicana

Sigueme en twitter: @alexamarobcn

El artículo publicado por el diario español El País sobre la dominicana Isabel Sierra, en la que destacaba su retorno a la República 17 años después de haber llegado a España, pone en alto relieve la dramática situación por la que atraviesan miles de inmigrantes el país ibérico.

La crisis económica ha devorado el mercado laboral, situando la tasa de desempleo por encima del 20%, es decir que una de cada cinco personas en edad de trabajar que vive en España se encuentra en paro, una parte importante son inmigrantes llegados al país en la última década para trabajar en las áreas de la construcción y los servicios, fuertemente tocados por la explosión de la burbuja inmobiliaria y financiera.

Lo que hace más dramático el caso es que, Isabel Sierra no es la única persona que ha tomado el camino para retornar a su país origen o para emprender la aventura migratoria en otras tierras, se calcula que desde que comenzó la crisis cerca de medio millón de personas han abandonado España.

Para muchos dominicanos el retorno a “casa” en el marco de la crisis significa una derrota personal, el fracaso de su proyecto migratorio. Es una realidad que está generando mucha angustia y sufrimiento entre las personas y sus familias, porque el retorno a “casa” con las manos vacías representa un evidente retroceso, sobre todo tomando en cuenta que muchos de los derechos y servicios de los que se ha disfrutado en España no se podrán disfrutar en la misma medida en la República Dominicana.

Las causas que han provocado la migración de alrededor de 2 millones de dominicanos hacia el exterior en las últimas tres décadas no se han resuelto favorablemente, en la mayoría de los casos han empeorado.

La República Dominicana sigue siendo uno de los países más pobres, corruptos y violentos de América Latina, cuyos gobernantes no han sido capaces en cinco décadas de generar las condiciones mínimas de bienestar y seguridad que se necesitan para desarrollarse a plenitud y con dignidad.

La vuelta a “casa” devolverá a muchos a escenarios  de marginación y pobreza que hieren toda sensibilidad humana, reducen a sus mínimos la autoestima y dificultan el desarrollo personal.

La vuelta a “casa” supondrá el sometimiento a un sistema político y de gobierno antidemocrático, violento, corrupto, ineficiente e incapaz de generar buenas oportunidades en igualdad de condiciones para toda la ciudadanía.

La vuelta a “casa” no garantizará encontrar un trabajo digno, ni siquiera encontrar uno del tipo que sea.

La vuelta a “casa” les colocará en un escenario altamente inseguro y violento, con unas redes criminales fuertemente vinculadas al poder. Una sociedad en dónde el valor de la vida se ha reducido a mínimos, a cualquiera le pueden disparar en plena cara para robarle un celular.

La vuelta a “casa” será el retorno a los apagones, a la escasez de agua, a caminar entre ruidos y basura, a perder el tiempo entre tapones; a padecer un sistema de transporte ineficiente, sucio, denigrante y obsceno.

La vuelta a “casa” les obligará a sacarse un seguro medico, que por demás será ruin y oneroso, pero hay que sacárselo para no morir en la espera de ser atendido en uno de los pocos y mal equipados hospitales “públicos”, en donde a pesar de ser “público” usted debe llevar la gasa, jeringas, el mentiolé y todo lo que necesite si quiere ser medianamente atendido.

Pero no todo es malo, si uno vuelve a “casa” podrá disfrutar de las playas (las que no están privatizadas), de los campos y montañas, de los ríos y balnearios, de las fiestas patronales, de las giras del barrio, del festival del merengue, de los aguinaldos en navidad, del carnaval, de la semana santa, etc.

Sin embargo, puede que uno al volver a “casa” termine siendo extranjero en su propia patria.

6 comentarios:

  1. Hola Alex, volver no es malo. Hay mucha gente que regresa y les va bien, y a otros que le va mal. Mejorar las cosas depende de todos. Y como dice el refrán "como en casa en ningún lado". Siempre hay que buscar lo positivo. Y aunque muchos vean en el regreso un fracaso, creo que lo mejor es mirar el lado positivo y pensar en que es un volver a empezar, pero con nuevas herramientas y una visión más amplia del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, volver no es malo, el retorno a “casa” forma parte del proceso migratorio, pero con la nota quiero destacar que las salidas individuales a los problemas dominicanos, que son colectivos, no los resuelven sino que los postergan en el tiempo y que en cualquier momento tendremos que volver a lidiar con ellos o a padecerlos.

      Mi interés es que la gente, aunque migre, se comprometa política y socialmente para superar esos problemas que nos han forzado a migrar fuera de nuestro país. Darle de dalo no los resolverá, aunque personalmente nos vaya bien o mal.

      Eliminar
  2. Volver a casa no es malo, lo malo es liriar con un sistema de gobierno que no funciona y que se han aprobechan de la nobleza de de la diaspora. Tenemos el gobierno mas corrupto de la historia dominicana acompañodo con el balaguerismo/ trujillismo en lo Judicial acompañado de la Fuerza Armada Dominicana que peinan la isla en busca de lucros personales un congreso lleno de negociantes y corruptos un grupo de empresarios que no tiene otra alternativa mas aprovechar el juegodel gobierno y del capitalismo sin consideracion al pueblo un presidente sordo ciego y mudo y para el colmo maquiabelico solo le importa el poder y el dinero.

    ResponderEliminar
  3. Lo peor es estar en un pais donde eres rechazado y nadie te echa una mano.
    Regresar no es malo. En el pais nuestro la gente es muy solidaria y aun hay oportunidades en el mercado informal que alla no son posibles. Ya he conocido muchos "regresados" a quienes les esta empezando a ir bien y estan mas contentos aqui que alla.

    ResponderEliminar
  4. regresar no es malo, si puedes hacerlo sin afectar hijos, escuela, eso es lo peor, porque en España los muchachos tienen mejor acceso a la educacion si los padres apoyan y se ocupan, de lo contrario da lo mismo que estudien en una escuelita publica de gualey. aqui pueden iniciar un pequeño negocio dentro del mercado informal cosa que alla no se puede, y estan la familia y los amigos solidarios que te pasan ese plato de arroz con habichuelas y una tisana pa los nervios. y estas en tu pais donde nadie te discrimina.

    ResponderEliminar
  5. Insisto, el artículo quiere destacar la necesidad de construir una salida colectiva a problemas que no son individuales. La inseguridad, la pobreza, la mala calidad educativa, la deficiencia del sistema sanitario, la corrupción política y administrativa, los apagones, los problemas ecológicos y medioambientales, la basura, la contaminación, la inexistencia de un sistema de transporte digno y seguro, etc.

    La destreza individual para sortear problemas individuales no resuelve los problemas colectivos. Será con la implicación de todos y todas que los resolveremos. Es necesario que la ciudadanía participe activamente en la regeneración política que haga posible la transformación democrática del Estado y la mejora de la gestión del gobierno.

    ResponderEliminar