Vídeos

Loading...

miércoles, 27 de junio de 2012

Democratizar la ciudadanía

Por Alex Amaro (@alexamarobcn)

Exposición realizada en el marco de la Mesa Redonda: Población inmigrada y participación política.
Organizado por la Fundació l’Alternativa (http://www.fundacioalternativa.cat/)


Facilitar la participación política de las y los inmigrantes residentes de forma legal y permanente en Catalunya es una condición indispensable para afianzar la democracia y adaptarla a la nueva realidad social en que vivimos.

El discurso conservador exige, como excusa para negar derechos sociales (educación, salud, prestaciones sociales, etc.), el cumplimiento de unos “deberes ciudadanos” que son comunes a todas y todos, sin embargo los “derechos ciudadanos” no son comunes a todos. La mayoría de los inmigrantes tienen restringidos derechos inherentes a la ciudadanía, y un ejemplo concreto es el derecho a la participación política, es decir, la capacidad para participar en el diseño colectivo de la sociedad en que vivimos y deseamos, así como para poder elegir y ser elegidos a las funciones públicas y de gobierno institucionalizadas en la ciudad y país en el que han establecido su residencia de forma temporal o con carácter de permanencia.

Esta restricción de la ciudadanía genera unas condiciones de exclusión mucho más graves, inclusive, que las que se producen por razones sociales, económicas o culturales, ya que la negación de la participación política evita que puedan corregirse de forma democrática el resto de inequidades antes señaladas, lo que potencia en perspectiva la posibilidad de que “los excluidos” de la política de manera institucional, construyan canales alternativos al margen de las instituciones establecidas para presionar a favor de su inclusión social, económica, cultural y política, generando unas tensiones sociales que pueden debilitar aun más la ya frágil convivencia intercultural, la que se encuentra sometida a cuestionamientos crecientes en la misma medida en que la crisis de la economía y de la democracia se agudizan.

La restricción de la ciudadanía facilitaría el despojo de los derechos sociales reconocidos por la sociedad. Hay grupos políticos que están centrando sus estrategias de posicionamiento electoral sobre la base de excluir de muchos de estos derechos a los inmigrantes, son conocidas las propuestas del PP y PxC en materia de educación, salud, asistencia social, derechos de extranjería, etc.

La democratización de la ciudadanía, es decir la apertura de la participación política a todas aquellas personas que residen de forma legal y permanente, tengan o no la nacionalidad española, es una forma de evitar la deriva segregacionista por la que apuesta la derecha xenófoba y racista.

Democratizar la ciudadanía es garantizar la inclusión progresiva de las y los inmigrantes en todas las esferas sociales, públicas y privadas, de manera que las condiciones de exclusión y marginalidad que existen hoy día puedan corregirse, permitiendo el desarrollo pleno de ser humano y garantizando la convivencia intercultural y la cohesión social como bases del progreso y del buen funcionamiento de la sociedad.

Democratizar la ciudadanía es reconocer la dignidad de ser humano, muchas veces negada o restringida en el proceso migratorio y en el establecimiento en una sociedad que en principio no acoge a los inmigrantes, sólo los asimila.

Democratizar la ciudadanía es garantizar la condición esencial para buscar la felicidad propia y el bienestar colectivo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario